Todas esas latas de leche vacía que hay en casa, ahora serán zancos. Pintémoslas y ajustémosles sogas para que sirvan de agarradera. Podemos jugar a que somos tan altos, que podemos tocar el cielo.

equilibrio-con-zancos